• Redacción Marca Poder

VLADIMIR CERRÓN Y PREMIER GUIDO BELLIDO SE HABRÍAN REUNIDO CON RICARDO BELMONT

Ricardo Belmont Cassinelli parece ser la persona a la que recurre Vladimir Cerrón, el dueño de Partido Político Nacional Perú Libre, cuando enfrenta problemas. Pero no para tratar temas personales, sino para cuestiones políticas y de gobierno.


El último sábado, Cerrón volvió al edificio de la calle Ramón Castilla, ubicado en el malecón de Chorrillos. Allí vive su amigo Belmont. Llegó a la 1:30 p.m. y, según los vecinos, vestía una casaca oscura, una mascarilla negra y un gorro de lana del mismo color. Intentaba pasar desapercibido.


El exgobernador regional de Junín, que cumple una condena por corrupción, no estuvo solo. Fue acompañado por su abogado Josué Gutiérrez.



Esta reunión pudo haber sido un encuentro amical, hasta que llegó el primer ministro Guido Bellido. Su seguridad detuvo el tráfico vehicular, de acuerdo a los testigos. Bellido hizo su ingreso a las 3:00 p.m.


El premier usaba un terno oscuro y la colorida chalina que suele cargar. Momentos antes, había estado con gobernadores regionales en el Centro de Convenciones de San Borja, según su agenda de actividades.


La presencia de Bellido, uno de los personajes más cuestionados en el gobierno de Pedro Castillo, convirtió la cita en una cuestión de Estado. El jefe del gabinete se quedó alrededor de tres horas, fue el primero en irse. Cerrón y Gutiérrez permanecieron hasta cerca la medianoche.


En julio último, Cerrón calificó a Belmont de “gran amigo” y “consejero”.


Fuente: Perú21