• Redacción Marca Poder

¡URGENTE! ESTA ES LA CONVERSACIÓN DONDE PEDRO CASTILLO INTERVINO EN ASCENSOS DE FF.AA

ATENCIÓN. Han salido a la luz las capturas de pantallas de las conversaciones que tuvo el presidente Pedro Castillo con el entonces Comandante General del Ejército, José Vizcarra Álvarez, donde se lee su intervención en ascensos de las FF.AA.


Como se recuerda, hasta hace menos de un mes, Bruno Pacheco - con experiencia como profesor de secundaria - era el secretario general de Palacio de Gobierno y una persona de la absoluta confianza del presidente Pedro Castillo.




CONVERSACIÓN. Todo comenzó el jueves 30 de setiembre pasado. A las 3:42 p.m., el presidente Castillo le envió este mensaje al general Vizcarra: “Le pido conversar con Bruno [Pacheco] para unos temas urgentes” relacionados con los ascensos. Enseguida, le mandó el número de contacto del que era el secretario general de Palacio. El entonces jefe del Ejército respondió que no podía comunicarse en ese momento: “Estoy a punto de partir en avión de una multilateral que asistí en Brasil. Llego a las 21 horas, llegando a Lima me comunico con él. Un abrazo”.





El sábado 9 de octubre, a las 6:41 p.m., Castillo volvió a escribirle al general Vizcarra, pero esta vez por un tema tangencial, relacionado a un inconveniente: “General, necesito un informe real sobre mi salida de Jaén a Puña. Me causa bastante extrañeza lo del desperfecto del helicóptero que estuvimos a bordo. Hay algo que no cuadra. Quiero una información real”. En respuesta, el oficial señaló que vería el tema y le informaría.



Tres días después, 12 de octubre, el presidente llamó al general. Eran las 11:32 a.m., pero Vizcarra no le contestó. A los minutos, este le dijo: “Me llamó, señor presidente. Dígame, ¿le devuelvo la llamada?”. Luego de una hora, Castillo contestó: “¿Qué novedades, mi estimado general?”. En respuesta, el oficial le informó que estaban realizando el proceso de ascensos. “Fuerza, general, adelante”, escribió el mandatario. Enseguida, Castillo le reenvió un mensaje: “Comandante del Ejército Víctor Hugo Torres Quispe”. Y agregó: “Para coronel”.



Desde Corea, donde estaba de comisión, Vizcarra le envió el siguiente mensaje: “Señor presidente, ojalá tenga la oportunidad de conversar solo con usted el tema de los ascensos. Existe mucha interferencia de distintas clases e intereses de por medio, pero yo estoy tratando de ser lo más institucional posible para crear una línea de mando sólida y fuerte en valores, que esté en condiciones de afrontar cualquier problema que atente a nuestra nación. Confíe en su Ejército, que su Ejército confía en usted. Espero poder hablar con usted”. Esto se dio alrededor de las 7 p.m. Luego le indicó: “Recuerde que el principal asesor en temas del Ejército, lo ideal es que sea el comandante general del Ejército. Siempre le dirá la verdad y lo mejor para la institución y para el país, más aún si lo que ha logrado en la carrera ha sido producto de su esfuerzo y sin deber favores a nadie. Mi lealtad a su alta investidura siempre, señor presidente”. Casi media hora después, Castillo contestó: “Muchísimas gracias, general. Saludos a toda su familia”.






El 4 de noviembre, el general Vizcarra le envió al presidente Castillo la resolución publicada en “El Peruano” que oficializaba su pase al retiro, y le escribió: “Gracias, señor presidente, ese es el precio de ser oficial digno y firme, me voy con el reconocimiento de mis oficiales, técnicos y suboficiales y tropa que es lo más importante y lo que me hace digno, le deseo suerte y cuídese. Está rodeado de gente muy mala e incompetente, suerte señor presidente. Me parece que, en el fondo, usted es una buena persona. Ojalá no lo traicionen como lo han hecho conmigo”.


Días después, cuando se presentó ante la Comisión de Defensa del Congreso, Vizcarra declaró que el 15 de octubre, alrededor de las 5:20 p.m., fue a Palacio de Gobierno con el entonces ministro de Defensa Walter Ayala. Ambos fueron recibidos por Bruno Pacheco. “Resulta que estaba ahí el secretario y me manifiesta: ‘General, ¿cómo es posible que no hayan entrado [se refería a dos oficiales recomendados]?’. Disculpe, le dije. Yo he venido para hacerle la exposición al presidente. ‘No, [me responde] es que a mí me han delegado todo este tema de ascensos’. Manifestó que cuando se quería hacer algo, se podía hacer. […] Para ello estaba el ministro en todo momento. No opinaba. Ni me respaldaba ni se ponía en contra”, contó Vizcarra.


Con información de Diario El Comercio