• Redacción Marca Poder

MTC LEGALIZA A COLECTIVEROS: AHORA ANULARÁ MULTAS Y DEBILATARÁ SUTRÁN


“Espero que se hagan responsables de los futuros accidentes que ocurrirán en las carreteras”, afirmó, preocupado, el director de la ONG Luz Ámbar, Luis Quispe Candia, en referencia a la publicación en El Peruano de un decreto supremo del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), con el que se aprueba el reglamento del servicio temporal de los autos colectivos.


Esta medida es la continuación y afianzamiento del proceso de sometimiento en el que ha entrado el MTC, desde la gestión de Juan Silva, ante las exigencias de los colectiveros que manejan station wagon (M1) y minivanes (M2) en las rutas interregionales e interprovinciales del país.



Según el sector, los autos colectivos “deberán cumplir con las condiciones técnicas, legales y de operación del reglamento”. Así, los gobiernos regionales y los municipios entregarán autorizaciones, la Sutran tendrá que implementar un registro oficial y las empresas deberán tener unidades con sistema de frenos, GPS; así como con dos choferes para viajes mayores de 4 horas en la noche. “El servicio temporal del auto colectivo no será aplicable en Lima y Callao, y se dará solo en rutas interregionales (250 km), interprovinciales (150 km) e interdistritales (50 km), siempre que haya ausencia o insuficiencia de oferta de buses.


Pero todo esto es muy difícil de implementarse en un servicio que por años es informal y tiene en su haber cientos de accidentes y muertes. “Se les está dando un halo de legalidad”, expresó Luis Quispe Candia. Para él, el problema es que no hay forma de controlar a los colectivos que priorizan la rapidez por encima del respeto de las reglas. “Las medidas adoptadas son irresponsables. No están buscando el bien común, sino favoreciendo la informalidad e impunidad”, dijo.


En tanto, el representante de la Asociación de Empresas de Transporte Interprovincial del Perú, Martín Ojeda, precisó que el MTC debe aceptar solo las rutas donde no circulen buses. “Es bien difícil que se haga respetar el tiempo de manejo y el kilometraje del viaje, es imposible”.

Fuente: La República