• Redacción Marca Poder

"LA CAMPAÑA DEL GOBIERNO NO SOLO DEBE APELAR A LA CULPA Y EL CASTIGO SOCIAL"

Debido a que 7 de cada 10 peruanos se encuentra ansioso, estresado y deprimido por la pandemia del COVID-19, el Instituto Guestalt de Lima (IGL) recomienda que cualquier campaña comunicacional del Gobierno debería tener como punto de partida la salud mental del público, tomando en cuenta las emociones y sus motivaciones reales al cambio de comportamiento.

Así lo dio a conocer el psicólogo y psicoterapeuta, Manuel Saravia Oliver, director del IGL, quien recordó que “no se trata solo de apelar a la culpa, la complicidad, el castigo social o el miedo mediante spots. En la campaña hay que asegurarse de que las personas entiendan bien el mensaje aterrizando con estrategias comunitarias, ya que cuando tenemos miedo por lo general nos bloqueamos, huimos o enfrentamos”.


El especialista consideró un error centrarse en algunas situaciones disruptivas, ya que la campaña debería ser para todos. “La campaña no reconoce y premia al que se porta bien. No debería ser ‘si te visito te mato’, sino más bien transformar al ‘porque te quiero me alejo de ti’. No es un momento para generar divisiones, sino más unión y fortalecer conductas positivas como sociedad”.

Saravia exhortó a “reforzar conductas positivas y construir mensajes pensando en el grueso de la población que si ha seguido las normas, más allá de algunos casos de desobediencia a las normas e irresponsabilidad”.

El foco: Salud mental

Las acciones comunicacionales deben tener en cuenta la salud mental tras casi seis meses de restricciones y cambios emocionales del público, donde se ha alterado las dinámicas personales, familiares, laborales y de pareja para desde allí cambiar percepciones, actitudes y conductas de riesgos. “Hay que sensibilizar sin culpabilizar porque se puede generar el efecto inverso. La campaña debe tener objetivos medibles, realistas y con resultados a corto y mediano plazo a efectos de evitar más contagios y muertes por el coronavirus”.

“El público objetivo de esta campaña (los jóvenes) han perdido seres queridos, oportunidades de estudio, empleo, tienen miedo a contagiarse o que muera alguien de su entorno, incertidumbre sobre su futuro y estrés. La campaña debe tomar en cuenta todos estos factores para ser exitosa”, señaló.