• Redacción Marca Poder

JOVEN PIDE RESPETO A SU IDENTIDAD DE GÉNERO: "NO SOY TU COMPAÑERA, SOY TU COMPAÑERE"

Andra Escamilla, quien se identifica como una persona de género no binario; es decir, que no se identifica con el género femenino ni el masculino, pidió en una clase virtual a su compañero de estudios que respete sus pronombres. El alumno, que decidió ignorar que en la imagen de fondo del recuadro de Zoom y en el nombre de la plataforma especifica que se identifica con “elle” y “él”, se refirió al joven mexicano en femenino. “No soy tu compañera, soy tu compañere”, reclamó.



Ante lo sucedido y al ver a Andra entre lágrimas, el estudiante Max Carvajal se disculpó. “Perdón, una disculpa, ‘compañere’”, le contestó Carvajal ante sus compañeros y el profesor del centro educativo. El video se viralizó rápidamente a través de Tik Tok.


El docente mexicano Luis Hernández explicaba que la depresión no tenía distinción del nivel socioeconómico, religión, género. Tras ello, Escamilla intervino al escuchar la palabra “género” y afirmó que no era un sinónimo de sexo, ya que este último se refiere a los genitales con los que nace una persona, mientras que el primero es una construcción social que se desarrolla a lo largo del crecimiento.


Tras los numerosos mensajes que recibió, el estudiante se manifestó con respecto a lo ocurrido a través de su canal de TikTok. “Esto va a ser un poco serio porque recibí muchos comentarios de acoso y cosas bastantes feas, a mí no me importa lo que digan de mí o lo que piensen, pero hay personitas a las que sí, compañeres de la comunidad LGBTQ+ que sí les afectó, y esto no está chido”, comentó Andra.



“Cada semestre hay un cierto episodio que una personita no se refiere a mí con el pronombre correcto, y me ha pasado más de una vez que mis profesores no hacen nada y, entonces, soy yo intentando que respeten mis pronombres. Ese día en el chat ya me habían corregido por usar lenguaje inclusivo varias veces y me habían llamado ‘ella’, otras tantas”, enfatizó. Explicó que este hecho se califica como misgendering, y pidió que las escuelas y centros educativos no deberían repercutirlo para que sean espacios seguros para las personas LGTBI.


La República